Mr. Selfridge

No sé por qué esta serie no es famosa. Para mí es espectacular. Tiene un poco de Mad Men y un poco de Downton Abbey: series de personajes, de historia, de cotidianeidad. Es Londres en 1900. Un yanqui, Harry Selfridge, llega y monta una tienda de consumo masivo (o lo más parecido a eso en 1900) en Oxford Street. Revoluciona el viejo modelo del sastre y el zapatero. Productos a la vista. Ver, oler, probar. Las vidrieras. La tentación.

Además de mostrarte la evolución de la tienda y de la concepción del shopping, la serie te muestra la vida de Harry, su esposa y sus hijos recién llegados. La vieja aristocracia inglesa que se adapta de a poco a la modernidad. Los lores. Los comunes. El empleado raso de la tienda. Las mujeres del teatro. Y luego la guerra. Las bajas en la empresa. El nacionalismo. Los modales. Lo propio y lo impropio. El amor.

Más fresca que Downton Abbey y más dinámica que Mad Men, no la pude soltar desde que la empecé. Tiene El Sello.

The following two tabs change content below.

Nicole Peisajovich

Latest posts by Nicole Peisajovich (see all)