Smoke

Brooklyn del ’95, un almacén/tienda de tabaco y no mucho más. La historia de los personajes está contada en capítulos, a lo Tarantino pero nada que ver, con muchos microrelatos flotando. A mí me gusta eso de que, aunque haya un conflicto principal bien encauzado, se vean algunos charquitos aquí y allá.

Jazz, fotografía, anteojos antiguos y bibliotecas gigantes. Todas cosas con las que ahora está muy de moda comulgar, pero sin eso molesto de jactarse de culto, usar tiradores o fumar habano.

Guión y co-dirección a cargo de Paul Auster.  8 palabaras y un prefijo que, estimo, habrían sido más que suficientes.

 

(Ah, y está en Netflix.)

The following two tabs change content below.

Julieta Habif

Latest posts by Julieta Habif (see all)